Consejos de un papá viajero

Consejos de un papá viajero

“Viajar es uno de las mejores experiencias que puedes regalarle a tus hijos” – Ariel Moreno, autor de este post. En la imagen se encuentra de viaje con su familia.

Comparar la paternidad con un viaje no es la más brillante de las analogías. Podría, sin embargo, ser la más acertada. El destino parece claro. Hay que esperar nueve meses o un poquito más o un poquito menos. Hay retrasos, turbulencias, sorpresas, bolsas olvidadas, pañales por cambiar, siestas por dormir. Y el caos causado por una pequeña bola de carne que de ha poco va sacando sus garras y demostrando sus intereses y capacidades de mando y de a poco tomando control en tu vida.

Yo estoy en un doble viaje. Con un niño de cinco años y sus constantes preguntas e interacciones y con un niño de 19 meses con sus balbuceos, su temperamento y sus siestas (que parecen ser la clave para que no se convierta en un pequeño monstruo cada tarde). Me ha tocado viajar con ellos, tanto metafórica como físicamente. Nos hemos mudado de país con un niño de 10 meses y recorrido un par de veces el camino de vuelta a casa en busca de los abrazos de los abuelos y las tías.

Viajar cambia cuando lo haces con niños. La sección de libros que leerás en el próximo viaje largo pasa a ser obsoleta. El próximo viaje largo tendrás que entretener a un niño que en el mejor de los casos preguntará cada 5 minutos cuanto falta para llegar y en el peor gritará asegurándote un par de miradas de extraños que juzgaran toda tu paternidad basados en aquel arrebato.

La paternidad al igual que viajar te cambia. No vuelves a ser el mismo y a veces eso es bueno. Otras veces extrañas a aquel tipo, despreocupado, que podía ver largos maratones de series sin quedar rendido de cansancio, pero la mayoría de las veces un te quiero papá o un simple abrazo hace que todo valga la pena.

No pretendo ser un experto en viajes o en paternidad pero digamos que por casualidad me ha tocado ser ambas cosas (viajero y padre) y eso me ha enseñado dos o tres cosas al respecto y pretendo dejarlas aquí, no como referencia definitiva para ningún padre/madre o viajero pero como reflexiones sueltas del complicado arte de viajar con niños.

Los niños son más resistentes de lo que parecen. Con mi hijo mayor Dominic todo me daba miedo. Sacarlo muy tarde, acostarlo muy temprano, que se chupara los dedos, que no se los chupara y una larga lista de etc. Sin embargo, a los cinco meses hicimos el primer viaje con Dominic, nos movimos desde el cálido Panamá hasta el helado Idaho en un viaje que nos llevó por diferentes escalas, vuelos casi perdidos y todo lo imprevisto de una odisea. Y Dominic sobrevivió, disfrutamos a la familia y regresamos a casa sanos y salvos. De modo que mi consejo para los padres que quieren viajar es: ¡Háganlo! Tomen medidas y precauciones, pero no crean que su bebé no lo resistirá. Con Oliver, nuestro segundo hijo, hemos viajado mucho más y disfrutado más de su flexibilidad y versatilidad.

Escucha los consejos, pero solamente toma aquellos que apliquen a tu caso. Eso incluye este mismo consejo. Muchos consejos sobre viajar con niños suelen ser generalistas y alarmistas. Dirán que necesitas bolsas carísimas, coches ultra modernos, etc. La verdad es que tú conoces mejor que nadie que necesitas tú  y tus hijos para disfrutar del viaje. Sigue tus instintos.

¡Viaja! Viajar es una de las experiencias más fascinantes que el ser humano puede realizar. Si puedes viajar con tus hijos hazlo. No dejes que la paternidad/maternidad sea un obstáculo para hacer lo que disfrutas, por el contrario dale a tus hijos la oportunidad de disfrutar a un padre/madre que goza de la vida. Viajar es uno de las mejores experiencias que puedes regalarle a tus hijos. El año pasado viajamos a México a la boda de unos amigos y nuestro hijo de cinco años aún recuerda el evento con emoción. Su mundo es más grande desde entonces.

Tener hijos hace que viajar sea diferente pero no imposible. El viaje de la paternidad es mucho más divertido si incluye un par de viajes. Créeme. Vale la pena. 

 

Sobre el autor de este post: Ariel Moreno nació en Panamá, lleva cinco años viviendo en D.C. y varios más vagando por el mundo. Le gustan las historias (leerlas y escribirlas). Es padre a tiempo completo y en los tiempos de ocio aspirante a escritor. Visita su blog: Padre de dos. 

Comparte nuestro contenido:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Facebook
Twitter
Instagram